COLLICO

Juntos Mejoramos la Panificación

HISTORIA DE COLLICO

 

Ermann Immanuel Kunstmann, inmigrante alemán constituye un clarísimo ejemplo del gran proyecto inmigratorio promovido por Philippi y Pérez Rosales en Alemania hacia la mitad del siglo XIX, y que se asentó en el Sur de Chile. Llegado en 1850, el joven Kunstmann, con energía y visión estableció las bases de una sólida industria, fuentes de producción y trabajo, que hasta hoy perdura.

 

En la región llamada Isla Teja, vecina a la ciudad de Valdivia, en 1853, Kunstmann instaló un pequeño molino de piedra movido por agua. Hace 150 años, la base de lo que hoy es un gran complejo industrial. Hermann I. Kunstmann fundaba en 1853 el primer molino, el que durante 1862 fue arrasado por inundaciones y luego reconstruido.

 

En el fundo Collico, lugar donde la empresa permanece hasta hoy. La natural inquietud de H.I. Kunstmann lo llevaría a diversificarse, fundando una curtiduría que llegaría a producir importantes volúmenes para la exportación.

 

A comienzos del presente siglo, los nietos del fundador, Eduardo y Víctor Kunstmann, asumen la dirección reemplazando a H.I. Kunstmann y a su hijo Hermann quienes fallecen.

 

En 1909 y 1908 respectivamente bajo la administración de ambos hermanos, la empresa consolidó el sitial que hoy ocupa, importando tecnología desde Alemania. En 1914 construyen una destilería de alcoholes, base sobre la cual es emplazada, en 1922, la primera fábrica de levaduras de Chile. Durante el año 1993 se pone en marcha la asociación entre Levaduras Collico S.A. y la Australiana Burns Philp, adquirida el año 2004 por el conglomerado inglés ABF presente en la región a través de AB MAURI Hispanoamérica, operando así, con 32 fábricas en más de 20 países.

 

 

 

Hermann-Immanuel-Kunstmann